Un baldaquino vivo

Un baldaquino vivo
Un baldaquino vivo
Un mirador para reforzar la identidad, un programa para estimular una doble mirada y una múltiple perspectiva, un edificio a la vez icónico y útil para Elche, una plataforma para impulsar el futuro desde la tradición, un espacio multifuncional para el encuentro social y la cultura, y un faro para la comunicación y la autoestima ciudadana. Es lo que debe ser, para Ábalos y Sentkiewicz Arquitectos y Arquitectura Agronomia, el futuro mirador del Palmeral. Su propuesta consta de tres acciones dentro de los límites de la actuación. Primero, en el Paseo de la Estación se elevaría la cota de la calzada eliminando los aparcamientos laterales, y plantando dos líneas más de palmeras para incrementar la sombra. El objetivo es «facilitar con una intervención mínima una flexibilidad máxima en el uso del paseo, posibilitando cerrarlo al tráfico en días y horarios específicos, así como habilitar el lugar para la celebración de eventos multitudinarios.
En segundo lugar, en el noreste del Parque se reconfiguraría el conjunto como jardín botánico de palmáceas y acogiendo un aparcamiento integrado paisajísticamente en el mismo. Se propone peatonalizar la calle y ubicar el espacio de la bicicleta, para realizar visitas completas al Palmeral con planos-guía.
La tercera actuación es el gran baldaquino y observatorio de Elche. Un mirador y referencia tanto cultural como de ocio para los ilicitanos y los visitantes. De acuerdo con el proyecto, en el régimen de uso habitual del Parque, genera una gran plaza sombreada dando acceso a todas las áreas limítrofes, incluidas las ubicadas hacia el norte. Su configuración le permite servir de escenario espectacular para todo tipo de actividades y celebraciones colectivas, estableciendo una relación de escala ponderada entre el Paseo y el Mirador.
Se busca un «edificio vivo» que cumpla una variedad de funciones. Desde un mirador para el Palmeral y la ciudad a un recinto para exposiciones y congresos, un museo dinámico, un espacio para presentaciones y celebraciones, un escenario para grandes eventos, una plaza sombreada, un lugar extraordinario para la gastronomía, una zona verde elevada para el reposo activo o un punto de cita y encuentro.
Treinta metros
La estructura del baldaquino está formada por tres grandes núcleos de unos treinta metros de altura, concebidos de hormigón armado. Dos son triangulares y la tercera tiene forma romboidal.
Tanto la planta del mirador como la cubierta se componen de una estructura metálica formando una malla diagonalizada, unidas ambas mediante la fachada formada por el mismo entramado de barras.
Uno de los pilares de hormigón, el de forma romboidal, atraviesa la planta del mirador llegando como soporte a la cubierta, mientras que las otras dos forman unos capitales al llegar a la planta inferior, para dar apoyo a cuatro pilares metálicos que soportarán el forjado superior.
La propuesta incluye además un plan director de los huertos públicos del Palmeral histórico. Se entiende que debe tratarse como un monumento que debe documentarse e identificar trazas, parcelación, acequias, caudales, para no perder la memoria de lo que fue. El Palmeral debe ser una opción de futuro, explotando la marca El Palmeral de Elche, debe apostarse por potenciarlo como regulador ambiental con sensores y medidores de parámetros ambientales, y transformarse en un espacio público a modo de anillo verde que todos puedan recorrer a pie o en bicicleta.

DATOS:
Denominación: Gran Baldaquino.
Autores: Ábalos y Sentkiewicz Arquitectos y Arquitectura Agronomia.
Propuesta: Desarrolla acciones que comprenden la remodelación del Paseo de la Estación, la reconfiguración del conjunto como jardín botánico de palmáceas y la construcción del baldaquino como mirador y referencia cultural y de ocio.
Huertos: La propuesta incluye un plan director del Palmeral histórico como patrimonio, opción de futuro, regulador ambiental y espacio público.
Presupuesto: Más de 10 millones de euros.
 

 

Mirador de Elche | Fotos